Entradas

MALAGUEÑA (Desde la albura)

Imagen
Hace un año que tomé esta foto. Fue un regalo, como todos los amaneceres que vivo y disfruto desde este altozano. La paloma descansa en el farol de mi casa mientras observa, como yo, la salida del sol que hace todo lo demás, o sea, poesía pura, luz y sombra.
La malagueña la escribí hace cinco años. Vigente, claro está, hasta que no se demuestre lo contrario.
* A mis amigos, especialmente a los de Mar del Plata: Fabián y Gisela.

HOY QUIERO SER ALMENDRO, de Mariví Verdú

Imagen

NUNCA MIS PIES PISARÁN ÍTACA, de Mariví Verdú

Imagen

DULCE GLICINIA, HAIKU PARA UNA FOTO DE EDUARDO MEDINA, de Mariví Verdú

Imagen

A GUILLERMO AGUILERA CORTÉS, IN MEMORIAM, de su amiga Mariví Verdú

Imagen
Ayer se despidió del mundo Guillermo Aguilera Cortés. Con sesenta y un años recién cumplidos ha muerto uno de mis mejores amigos, una gran persona a la que consideré un hombre de verdad.  Hoy quiero honrar su memoria con mis palabras agradeciendo en ellas lo que de bueno fuimos capaces de sacarle a la vida, recordar su dignidad, ser agradecida por todo lo que su conocimiento y sus manos mejoraron; volver a la tristeza que tantas veces compartimos, regresar al dolor que siempre quisimos fuera consolado, un dolor que fue mucho, dolor universal que algunas veces, ante la impotencia asumida, ahogábamos en lo hondo de alguna que otra madrugada usando la facultad de la palabra, desbordados de ideas y deseando arreglar este desaguisado que sufrimos en nuestro planeta y que él ponía siempre en manos de Dios.  Guillermo estuvo presente en los peores momentos de mi vida y supo decir el verbo correcto y el predicado que más consolaba. Porque la amistad se trata de eso, precisamente…

A LA MADRE DEL NIÑO GABRIEL, A GABRIEL Y A UN ÁNGEL TRISTE. Mariví Verdú

Imagen

MI DULCE ALMENDRO, de Mariví Verdú

Imagen